Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El circo de los sueños

Hace algún tiempo que quería escribir sobre este tema, la falta de tiempo y la escasez de inspiración no me lo permitieron. Ahora no hay tiempo tampoco, pero le robaré un poco a alguna actividad.

Deseo aclarar que no suelo escribir de temas tan lentejueleros, sin embargo considero que mi reclamo lo amerita.

Este post les hablará acerca del exitoso, si nos basamos en los niveles de teleaudiencia o rating que obtiene en cada difusión, programa el "El gran show". Gustaría más referirme despectivamente hacia el, pero eso me lo reservo para después.

Para que desconozcan de la existencia de este programete, bienaventurados sean, intentaré explicarles en que consiste. Es un formato comprado a México, una especie de franquicia como lo llamarían los marketeros, con el mismo patron, mismas bases, mismas cantinfladas. Aunque esto último es innato en la Sra. Gisela. Esta competencia televisada es protagonizada por los denominados "héroes", que no son nada más y nada menos que "insignes" artistas de nuestra farándula chollywudense, quienes competirán acompañados de los "soñadores", simples mortales que tienen un sueño aparentemente imposible de cumplir debido a su situación económica, entre otros inconvenientes.

La manera de competir para alcanzar el sueño de los desafortunados soñadores es bailando, después de su presentación se someterán a un escrutiñador jurado que los calificará con un puntaje de 1 a 10, quien acumule el mayor puntaje será el mejor de la noche y por lo tanto el salvado y las dos parejas con el menor puntaje pasarán al estado de capilla, en la cual se determina que uno de ellos tendrá que ser eliminado, es decir salir de la competencia. Esto se descubre luego de que en el siguiente programa las dos parejas en capilla compitan en la pista de baile y la menos votada por el público, vía sms de celular, será la eliminada.

Esto es principalmente el concurso, el cual despierta el interés, morbo y por supuesto altos niveles de rating en la sociedad peruana. Este formato de programas ha sido imitado en diferentes partes del mundo, en países como Francia, Estados Unidos, Italia, entre otros. En todos con resultados exitosos.

Desde su existencia no me he sentado a verlo con detenimiento, si tengo conocimiento acerca de las reglas, es porque una vez vi la versión italiana. El mencionado programa no despierta mi interés, lo que sí es el impacto de este en la sociedad y su repercusión. Es difícil evadir el tema cuando los diarios principales, entre ellos el Comercio, en su versión online sobre todo, le saca el jugo a cualquier eventualidad que se desarrolla en el programa.

Eso no es nada comparado a la telenovela que producen los diarios amarillistas y chichas, por cierto los días que se publican noticias de ese tipo el tiraje de aquellos diarios aumenta escandalosamente.

La presencia de famosos en la competencia es el gancho para despertar el interés en el público, quien por morbo, curiosidad, chismoseria, por el motivo que sea, sintoniza todos los sábados sin falta el mentado canal hasta son capaces de gastar sumas superiores al dolar americano para favorecer a su concursante favorito. Porque señores aca no hay nada de sueños o pobrecitos los soñadores, luchemos por sus metas. NOOO! lo que interesa en el morbo, la chismoseria descarada, al espectador promedio poco le interesa si baila bien o mal. Lo que importa es la telenovela que se desarrolla tras bambalinas, y que los productores hábilmente saben sacar provecho en microprogramas que se emiten a lo largo de la semana anterior al programa.

Eso es lo que le gusta a la gente dicen: la cochinadita, las infidelidades, el héroe que le saca la vuelta a su esposa con su soñadora, el bailarín favorecido, el que baila horrible pero que sigue en ruedo porque es el exmarido de la conductora. Se puede decir que en pueblo chico, infierno grande. Las historias que se desarrollan son el reflejo de la sociedad, por lo tanto es a esta a quien le "preocupa" que pasa o  cada sábado en "El gran show".

Es lógico que todo se trata de intereses económicos, es parte de un teatro en el cual los receptores son las marionetas controladas por inescrupulosos inversionistas. 

Lo que sigo sin entender es como las personas pretenden ser parte de este circo disfrazado de solidaridad, que en realidad no responde a más que un acuerdo económico entre los productores del programa y dueños de servidores de telefonía celular. Está de más decir que desde el principio se perdió el espítitu altruista y solidario, programetes de este tipo se basan en el escándalo, amarillismo y en situaciones inmorales.

Fuente: El comercio
Aquella gente ociosa, tal vez frustrados de más de treinta años, con trabajos mal remunerados, vida rutinaria, no tienen sexo muy a menudo, sin amigos, que  no tienen nada que hacer los sábados, pues nadie les pasa la voz e invierten su mísero saldo de celular en concursetes de poca monta como ese: No den pena, por favor!

Mi intención no es coercionarlos ha dejar de hacerlo o jamás hacerlo, solamente les comunico que no están haciendo bien a nadie, así que no se ufanen de solidarios votando en un lumpen espacio televisivo como ese. Es todo lo contrario, enriquecen a los burgeses capitalistas de los que tanto se quejan, pero que idolatran.

PSDT: Si nacieron con la voluntad de nuestra señora de calcuta o están acumulando puntos para ganarse un pedacito de cielo, no han tomado el camino correcto. Levanta tu grande @$%&/··") y sal a las calles ha hacer bien, hay muchos que lo necesitan.






Compartir

Leave A Comment

Followers

Twitter

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "