Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

I used to work



Flavadas no es más que mucha tinta electrónica autobiográfica y disparatada, muchos de los post hablan de mis vivencias. Como ya les comenté anteriormente estoy desempleada, es decir actualmente no me encuentro laborando en nada que represente un ingreso económico, soy responsable de mi pobreza.

¿Estado financiero escuché decir? En casa, viviendo de lo poco que puede ofrecerme mi papi, soportando sus cambios de humor, qué cambios, su casi permanente mal humor. De alguna manera por ahí salgo, me divierto eso sí, puedo decir que hace mucho no era tan feliz, aunque no del todo, de hecho tengo la presión de conseguir trabajo.

Tengo 22 años, 10 de los cuales he trabajado. Como también les comenté anteriormente trabajo desde bastante joven, me agrada trabajar, lo considero dignificante, es lo que me enseñaron mis padres, además acepto ser muy ambiciosa y consentidora conmigo, necesito darme muchos caprichos, tener cierto estilo de vida (no se asusten, nada de excentricidades), por lo cual trabajar se convirtió en una necesidad.

De hecho empecé a trabajar a los 12, cuando mi madre falleció, a esa edad cambiaron muchas cosas, a mi corta edad era consciente de que tenía un papá poco atento que estaba obligado a viajar mucho, hermanos mayores jóvenes muy ocupados en su vida como para prestarle atención a mis engreimientos, me vi obligada a trabajar para ser una mujercita que usaba aretes, quería comprar pantaletas de colores, libros en Quilca, comer algodón dulce y vestir a mi antojo, esas eran mis motivaciones.

Mi primer contacto con el mundo laboral no empezó precisamente a los 12 años, fue mucho antes, a los 6, digamos que era tan adorable, que Rosamaría no quería tenerme en casa por las tardes, así que aceptó la propuesta de una vecina, que le pedía me dé permiso para ayudarle a vender manzanas dulces en los parques cercanos a mi casa, obviamente no tuve opción y realicé esa acción por 2 meses (vacaciones escolares de verano) a cambio de una deliciosa manzana dulce y 5 soles al día, no recuerdo exactamente, pero no fue muy agradable.

Después me acuerdo que agarraba los perfumes de mis hermanas y los metía en botellas de jarabes, nada que un poco de agua no pueda solucionar y listo, vendía colonias a mis compañeras. También hacía pulseritas tejidas (no recuerdo cómo aprendí a hacerlas)y hacía papel reciclado y lo vendía a los enamorados para sus cartas de amor.

En qué he trabajado, pues mejor pregúntame lo contrario, he hecho muchas cosas… ehh basta con tu imaginación…Atendí en una tienda de abarrotes, sí era divertido pesar arroz, azúcar y demás, me hice muy amiga de mis caseritas. Luego he vendido menestras sancochadas en el mercado, ayudaba a una amiga en su tienda de accesorios, estuve un tiempo trabajando en una tienda de ropa, pero la verdad no sirvo para mentir, no podía decirles que les quedaba bien, cuando simplemente eso no era verdad, duré poco. He trabajado en Pizza Hut, en esa época engordé un tanto más…

Dejé de trabajar por una temporada, digamos que quería chancarla en la universidad, me fue bien con eso también, pero la economía no me daba, así que nuevamente al ruedo… trabajé de mesera en un bar por una temporada, era divertido, ahí me hice amiga de los barman, bebidas gratis, aprendí algo de tragos, las propinas eran buenas, eso si no me equivoco fue a los 16 años, ahí aprendí algo muy importante: Pase lo que pase, nunca dejes de sonreír, no dejes que el mundo te quite tu sonrisa, comprendí que podía mejorarle el día a alguien con solo sonreír y ser amable, al poco tiempo comprendí que no era para mí, mis compañeras no tenían una buena educación, basada en valores, no teníamos mucho tema de conversación y también solían machetear, como criollamente se le dice a hablar mal de tu compañera con el jefe.

Luego fui recepcionista-asistente administrativo-prepara el café de una distribuidora de repuestos de autos (ahí aprendí mucho de modelos de coches, también de la psicología masculina) todos eran hombres, a mis 17 años, era una morena salvaje, muchas piernas, digamos que estaba demasiado papeada (yo digo que gorda, pero bueno) todos los mecánicos, ya te imaginarás…fue digamos enriquecedor, a veces me sentía muy inútil, no siempre había trabajo para mí, era tedioso ver eso de los cárdex, que ahora no existen, temas de cobranzas y demás, pero obviamente aprendí bastante.

Lo que vino después no estuvo tan mal, otra vez ventas, trabajé en un distribuidor autorizado de Claro (eran varios locales) vendiendo celulares, fundas y demás accesorios, ahí pasó algo que cambió mi vida de alguna manera, ya les contaré más adelante, la paga no era mala, estaba hecha un lío con la ropa y demás, pero me creen que ni tiempo tenía para comprarme algo el trabajo era de L a D, horrible. Trabajé un par de semanas en una cabina de internet (creo que todos los que hemos trabajado en digitales hemos hecho algo similar), bueno no era lo mío.

Es cuando dudo, creo que hice más cosas y no las recuerdo…Encontré uno de esos trabajos desde casa, consistía en analizar las menciones de marcas españolas en sitios web, categorizarlas según positivo, negativo, algo así, realizar un informe y enviarlo, algo mecánico, no tenía mucho que hacer la verdad, pero bueno resultó bastante cómodo.

En la universidad empezaron a meternos cursos de diseño digital, la verdad eran bastante básicos, pero me afanó el tema demasiado, sobre todo los cursos de Diseño y tecnologías de la información, así que empecé a ver tutoriales de diseño en youtube, armar un pequeño reel de diseños y hacer mis piezas, sin tener más noción que eso, entonces Flavita empezó a freelear en diseño, estaba en mi salsa, contenta, estudiaba en las mañanas, dormía toda las tardes, despertaba a las 8 de la noche, empezaba a trabajar toda la madrugada, a las 5 de la mañana corría a la universidad, esa era mi vida. Digamos que la paga no era mala, pero no siempre conseguía freelos, y tampoco era algo que realmente me apasionara, lo deje un tiempo y empecé a ayudar a mi padrino en la administración de sus negocios, locutorios, restaurantes, fue muy gratificante.

Igual tenía el bichito de hacer algo relacionado a mi carrera o al diseño, algo en lo que me sintiera realmente útil y realizada, empecé a buscar trabajo, conseguí uno en una agencia digital, pequeña, pero con mentes geniales, es ahí donde de diseñadora digital, pude descubrirme como planner estratégico y hasta hoy soy feliz en ello.

Ha sido divertido recordar todo esto, de hecho ha sido un redescubrimiento, como ya dije antes, creo que me olvido algunos, pero igual, queda la historia. Ahora estoy otra vez en stop, como alguna vez lo estuve, estos 15 días de desempleo han sido valiosos también, sé que vendrá algo muy bueno, algo que estoy buscando con todas las ganas del mundo, sé que tengo mucho por aprender y dar, quiero exigirme al máximo y sacar lo mejor de mí, ahí le voy nuevo trabajo.



Sountrack de la Flavada

Bad girl – Madonna
Take a bow – Madonna
Me da igual – ERREWAY
Ribbon in the sky – Stevie Wonder
Color esperanza – Diego Torres
Torture – Jacksons 5
Stupid girl – Pink
Take what you take – Lily Allen





Compartir

Comments
One Response to “I used to work”
  1. kaesefete says:

    Entre a la ventan principal de blog y vi el post. Y dije "Ah, un post pequeño, dos párrafos, leeré". Cuando terminé descía "Click para leer la Flavada completa" y yo D: ME ensarté! y lo lei todo. Esto de los blogs es tan feeling... pucha, ya me dieron ganas de volver a escribir... Está bonito este documento para incluirlo en el CV "Historia laboral completa" Me encantó lo de incluir el Sountrack. Me había olvidado del espacio tan libre y personal que es un blog. Gracia spor recordármelo.
    PS: Es "I used TO work" :-)

Leave A Comment

Followers

Twitter

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "