Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un lugar llamado amor

¿Existe un refugio más hermoso que un libro? más acogedor, más grato, más fiel... quizás no.




Esta historia la suelo contar a modo de reel personal, usualmente en entrevistas de trabajo, en ocasiones cuando quiero espantar. El hábito de la lectura no era el más practicado por los Tarazona Alatrista, es por eso que me pregunto de dónde vino mi afición? quizás mi subconsciente jamás olvidará que Rosamaría siempre leía algo, sobre todo las entretenidas ediciones de Reader's digest, ella siempre tenía uno de sus ejemplares consigo, en las tardes de siesta, en las noches de soledad, siempre leyendo. En casa no encontraba libros, de hecho los había, escondidos en los altos libreros o en los muebles, en ese entonces, imposibles acceder a ellos, la fuerza de una pequeña escuálida de 5 años es sobreestimada.

La curiosidad es la cualidad que siempre me permitió ser diferente, surgir, diría. Por ello me paseaba por la casa buscando algo que leer, algo con "dibujos". Encontré en la azotea de mi casa, lugar donde usualmente acomulaban aquello que ya no servía, un pequeño cuento, el que me gustaría recordar, no sé ni su nombre, ni la editorial, pero ese primer contacto con una buena lectura es algo mágico, imborrable, es tan sorprendente y gratificante que quieres leerlo una y otra vez, esa historia tenía de todo, misterio, drama, era un pobre zapatero, que vivía en una época del Perú donde los costales de papa costaban 0.70 céntimos, no sé si eso pasó realmente,  y yo vivía su pobreza como mía, porque el trabajaba cada día para llevarse un pan a la boca y yo lo leía cada día para alimentar mi alma de sueños... decidí guardar esa historia en un lugar recóndito, donde solo el amor pueda entrar... continué con mi insaciable sed de libros...hallé una ruma de "historietas" con dibujitos, bien pendejos... eran series rosas... qué iba a saber yo. En las vacaciones, después del almuerzo subía a mi "escondite secreto" y leía una historia nueva, no solo descubrí un aún desconocido mundo amoroso y sexual, si no mi avidez por leer cualquier cosa. Un tío la identificó y me fue regalando libros, el más memorable fue "El dedo mágico", de Alfaguara. 

Desde entonces nunca más volvimos a separarnos, la lectura y yo tenemos una relación de dependencia rica. Mi nivel de soledad y depresión es directamente proporcional al incremento de mis lecturas, de la misma manera como mi nivel de engage y felicidad lastimosamente es directamente proporcional a la disminución de mis lecturas. Una vez un huevón me dijo que cuando estaba triste era más creativa, qué sufrir nos pone creativos... posiblemente sí. Hoy prefiero derrochar todos mi pensamientos en pensar cosas productivas, en mantener la mente ocupada, no pensar, para pensar en aquello que realmente construye. 

Lo dicho, los libros, el motivo de este post no es hablar de mi depresión post goleada a Brasil, por el contrario, si tuviera que hablar de ello debería confesar que esos 7 goles alemanes han generado un incremento exponencial de mis hormonas. No sé si debo agradecer o no, creo que no, Mundial me estás cagando la abstinencia...

Normalmente no suelo leer dos cosas a la vez, pero ya se imaginarán cómo andan las cosas entonces. Este fin de semana decidí volver a alimentar mi alma de lo que más me gusta, así que gustosa biengasté mi dinero en teatro, películas, libros en buena compañía. Creo que lo único que se debe repetir en la vida es la buena comida y los buenos libros... por eso desempolvé (lo único de lo que puedo jactarme de desempolvar) a mi buen amigo Milan Kundera, qué creen la insoportable vida de Fl..., no La insoportable levedad del ser, hay una versión cinematográfica, para el que le da flojera leerlo, vale, igual es un libro buenísimo, eso sí, algo denso, debo confesar que es la tercera vez que lo leo, he tenido que volver a reeler algunas partes y definitivamente, como todas las 2das, 3ras veces que lees algo, le encuentro ahora otro significado. Quiero compartirles algunas frases, a ver si las analizamos juntos:

"La persona que desea abandonar el lugar en donde vive, no es feliz".
Tereza, a veces me siento tan identificada con ella, tan inconforme con su realidad, tan débil para afrontarla. Signo de que las cosas no marchan bien es la necesidad de cambiar.

"El amor no se manifiesta en el deseo de acostarse con alguien (este deseo se produce en relación con una cantidad innumerable de mujeres), sino en el deseo de dormir junto a alguien (este deseo se produce en relación con una única mujer)".
El placer solo es placer, sea cual sea su origen, el tema es que es efímero, no es capturable, se desvanece. El amor por otro lado permanece, se construye, toma tiempo, dedicación... el amor está en el lugar de la cama vacío que observas cada noche al acostarte.

"Si el amor debe ser inolvidable, las casualidades deben volar hacia él desde el primer momento".
Cada vez estoy más convencida que la vida entera está compuesta de signos: los distintos tonos de pelo que una chica usa a lo largo de su vida, los encuentros "casuales", ir a ver la misma película el mismo día en el mismo cine, las diferencias horarias, el libro que leía Tomás mientras sonaba Mozart en la radio, son tantos... 

"Quien busque el infinito, que cierre los ojos".
Sabina odiaba que Frank cerrara los ojos cuando la amaba, pero acaso existe un placer más intenso que dejarse llevar por los sentidos privándose de la visión, para sumergirse en la profundidad del placer mismo, ese lugar donde llegas con un libro de Cortazar bajo el brazo.

"Las preguntas verdaderamente serias son aquéllas que pueden ser formuladas hasta por un niño. Sólo las preguntas más ingenuas son verdaderamente serias. Son preguntas que no tienen respuesta. Una pregunta que no tiene respuesta es una barrera que no puede atravesarse. Dicho de otro modo: precisamente las preguntas que no tienen respuesta son las que determinan las posibilidades del ser humano, son las que trazan las fronteras de la existencia del hombre".
Aquí es cuando amo a Kundera y siento que solo él puede presentar al ser humano como un ser limitado, pero ilimitado al mismo tiempo, existen dimensiones infinitas de la calidad de ser humano y no quiero abrumarlos con mi reflexión, sin embargo eres más humano cuando menos aceptas saber, cuando más indefenso te reconoces, cuando más cosas por saber tienes, seamos niños hoy y siempre.

"¿Qué es la coquetería? Podría decirse que es un comportamiento que pretende poner en conocimiento de otra persona que un acercamiento sexual es posible, de tal modo que esta posibilidad no aparezca nunca como seguridad. Dicho de otro modo: la coquetería es una promesa de coito sin garantía".
Y como lo dice el autor la coquetería lo es hasta que se consuma el hecho, mientras el juego se mantenga en una promesa no del todo alcanzable es divertido, cuando forzamos la situación y es evidente, el juego ha terminado.

"Así es el momento en que nace el amor: la mujer no puede resistirse a la voz que llama a su alma asustada; el hombre no puede resistirse a la mujer cuya alma es sensible a su voz".
El amor es un completo complemento, si con redundancia, es la totalidad de nuestra dualidad, encuentras esa otra mitad, esa parte que andabas buscando sin saber, esa que te hace reflexionar de tu soledad, esa voz que calma todos tus miedos, esa voz que escucha a tus demonios internos.

"Los amores son como los imperios: cuando desaparece la idea sobre la cual han sido construidos, perecen ellos también".
Como me dijo mi jefa alguna vez "Estoy segura de que la base del amor es la admiración", no podría estar más de acuerdo con ella, el día que dejes de admirar a tu pareja, de encontrar aquello que te hace amarla por sobre todas las cosas, ese día replanteate las cosas o cambia.

"Amarrar el amor al sexo ha sido una de las ocurrencias más extravagantes del Creador".
sabían que soy agnóstica? lo soy, creo en algo, no me siento capaz de llamarlo Dios, pero creador me suena bien, creo que alguien o algo dio origen a todo. Y sí, el sexo con amor jamás tendrá comparación con ningún otro placer en la tierra y es al mismo tiempo una maldición, porque el placer es pasajero y el amor es traicionero.

Quiero terminar con esta:
"La felicidad es el deseo de repetir".
Repites aquello que te da felicidad, desde la perspectiva que lo veas, sabes que algo te hace feliz cuando lo quieres en todo momento, como cuando Augustus Waters se empeñaba tercamente en estar cerca de Hazel.

ah... verdad, estoy leyendo dos libros es otro es Bajo la misma estrella, del experto en hacer llorar multitudes, Jhon Green, y sí, lloré un montón viendo la pela y el que no lloró no tiene corazón.



Soundtrack de esta Flavada.

...Broder me malee con Alejo Sanz.

Si tú me miras
Pisando fuerte
No es lo mismo
Alma al aire
Cuando nadie me ve
Mi soledad y yo
Te lo agradezco, pero no.

Beso.

Compartir

Leave A Comment

Followers

Twitter

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "